Fue en Abeletxe. Fue en junio...

Fue en Abeletxe. Fue este verano. Fueron Amaia e Íñigo. Fue una gozada.

La de estos dos ordiziarras fue una de esas bodas en una finca con un encanto infinito, distintas, especiales… Es verdad, tenemos muchas de éstas. Casi diríamos que todas a las que asistimos, que vemos y servimos lo son, porque todas tienen los ingredientes que otorgan a esos momentos, el calificativo de especiales, de inigualables y de únicos.

Por eso únicos es plural en este caso.

Son momentos mágicos, los que viven dos personas en la cumbre más elevada de su amor, que reúnen a sus amigos y familiares para declarárselo ante ellos y entre ellos. Nada tiene más magia que el amor puro de dos novios en el momento de casarse y celebrarlo.

Así que, sí, esta boda fue distinta, especial y única… como lo son todas.

Y además, como pasa cuando el producto es bueno, si lo combinas con una salsa bien ligada, el plato ya es de diez.

La salsa en este caso, en esta boda especial y única, la puso la kuadrilla que, según llegaba la pareja a la finca Abeletxe, les sorprendieron recibiéndoles con la marcha de Ordizia, una tamborrada típica de la localidad de la que ambos son.

¿Os lo imagináis? Los tambores, las percusiones acompasadas… No hace falta. Compartimos con vosotros ese momento. Verlo es emocionante, vivirlo… un lujo y un placer de ésos que tenemos los que trabajamos en Bokado.

 

 

Como veis en el vídeo, Amaia tiene el espíritu del tambor en la sangre y, en cuanto oyó los primeros compases, utilizó el ramo como “makila” ¡No lo pudo evitar! Fue, como decimos, un momento que nos encantó vivir.

 

Abeletxe: El sueño de casarse entre el mar y el cielo

A partir de ahí, qué os vamos a contar. A la suerte de asistir a momentos mágicos, se une la magia del entorno, de este espectáculo natural que se llama Abeletxe y que, cada vez nos enamora más a todo Bokado… y a los novios que tienen la suerte y el acierto de elegir este lugar para celebrar su boda.

Abeletxe cuenta con dos estancias interiores, con decoración sobria, moderna y funcional y con tres terrazas asomadas a la naturaleza, orientadas a puntos cardinales distintos, llenas del encanto del entorno cercano e impregnadas a su vez de la belleza del paisaje verde e infinito. Una maravilla.

Pero Abeletxe es mucho más que espacios. Mencionar esta finca es mencionar a Aitziber, la persona que atiende todo allí y sin la cual, nuestro trabajo sería imposible. Se ocupa de todo con una dedicación y un buen gusto que demuestra en cada detalle, como el jardín, sobre el que ha trabajado junto a Eneko y que ambos han dejado precioso y lleno de flores. Espectacular.

 

 

La otra suerte con la que cuenta Abeletxe, al menos para nosotros y sabemos que para los novios también, es Andrea, nuestra Andrea, los ojos y las manos de Bokado allí, que es igual de maravillosa que la finca y que atiende a los novios y a los invitados de principio a fin.

Andrea es un seguro de tranquilidad para los novios, que suelen llegar con mil dudas, dos mil preguntas y tres mil agobios. Andrea, exactamente igual que el resto del personal que trabaja allí, es un tesoro que tenemos en Bokado, porque conocen a la perfección su trabajo y, lo más importante, saben perfectamente para qué tipo de personas trabaja. Los entienden y los atienden a la perfección.

¡Perdón! Que en cuanto hablamos de nuestro personal, se nos alargan las letras y no paramos. Pero es que todas -¡y todos!- son muy buenas.

¡Seguimos! Los que habéis estado en Abeletxe, o los que habéis celebrado la boda allí, ya sabéis de lo que hablamos cuando os hablamos de la finca. Los que no habéis ido, o los que estáis buscando un sitio en el que casaros… no dejéis pasar la oportunidad de ir a verlo. Celebrar la boda en Abeletxe es maravilloso, creednos.

 

Y siguió la boda…

Volvemos finalmente al relato de la boda de Amaia e Iñigo y su kuadrilla ordiziarra. Estábamos en la tamborrada…

Pues cuando acabó, la fiesta, obviamente, continuó.

Abeletxe estaba precioso, con la decoración sobresaliente que siempre le imprimen Izaskun y sus compañeras de @Flowers & Co. Son unas verdaderas artistas de la decoración y logran convertir cualquier lugar en un arrabal de ensueño.

Los novios se habían casado en la Ermita de Santa María La Antigua, en Zumárraga, y ya llegaban con ganas de ver a los suyos de nuevo. Tras la marcha de Ordizia, llegó el cóctel, donde probaron el típico surtido de quesos variados de Bokado (Comté, Ossau-Iraty, Idiazabal, Cabra, y Morbier), así como nuestras ostras y el sushi.

 

Además, un puesto de limonada refrescaba el día que, en ese momento, empezaba a calentar… ¡Y bastante! Por cierto, el puesto de limonada, así como el de tabaco y puros y el de alpargatas y abanicos, estaba decorado y adornado también por Flowers & Co. Quedan estupendos…

El cóctel lo completaba por un lado Igor, el jamonero que se encargó de cortar dos magníficas piezas de Joselito, y por el otro los típicos pintxos de Bokado, como el pan de carabineros con ensalada de txangurro y sardina, el talo de txistorra y patata asada, el pintxo caliente de foie a la plancha con puré de manzana asada o la espectacular croqueta de jamón-jamón (no es cualquier croqueta, nuestra croqueta es una señora croqueta, es LA croqueta).

 

Y tras el cóctel…

¡Al salón! Ya hemos dicho que Amaia llevaba en la sangre la tamborrada de su pueblo pero es que la sangre de ella -y la de Iñigo- debe dar para mucho, porque ambos entraron al salón bailando la música “we found love” de Rihanna y dando vueltas por las mesas. ¡Gigante ese momento, chicos!

Ya sentaditos todos, nuestros camareros sirvieron el menú. Especial, como siempre, y con nuestra chuleta de parrilla como centro de atención. Tras la carne y el resto de sabores típicos de la región… ¡Llegó la hora de cortar la tarta! Ahí, el diseño de Sweet Roma lució al máximo.

Entremedias, sorteos, risas, besos… hasta que finalizó la comida y entraron en acción Tirapu y Josu, los encargados de animar la velada y darle música a la velada. ¡Exitazo total! Los dos son unos maestros de levantar a la concurrencia.

¡Y menos mal! Porque empezó a caer la mundial justo antes de que los novios abrieran el baile. Y nada de sirimiri… ¡Txaparrón de Euskadi! Ya sabéis de qué os hablamos.

Aun así, los novios decidieron que a esa sangre le cabía también el agua, así que abrieron el baile. Iñigo, como buen chicarrón del norte, nos decía… “que somos de Amezketa”. Lo que, traducido, quería decir que de ahí no les quitaba ni Zeus ni Júpiter… ni los dos juntos.

Así que se montó la barra de mojitos, un Candy bar con todo tipo de gominolas y los típicos cupcakes de Sweet Roma. Todo ello decorado una vez más por Flowers & Co.

 

Las tres “B”

Pero los chicarrones de Amezketa tuvieron que claudicar -más bien les hicieron claudicar, por ellos habrían seguido- y se continuó todo bajo techo. ¡Que para eso estamos en Abeletxe y tiene todos los recursos preparados!

Los novios y los invitados siguieron con sus tres “b”, bailando, brincando y brindando, durante varias horas, así que los de Bokado sacamos la recena variada con buffet de tortilla de patata hecha al momento, los exquisitos caramelos de lomo y brie (recién horneados ¡mejor imposible!), un carrito con helado (si, si, como leéis, con cucuruchos y todo), y demás cosas ricas que ofrece Bokado.

 

 

Y así acabó una boda especial, diferente y, sobre todo y como todas… ¡Una boda única! Porque, como os hemos dicho, las bodas únicas se repiten constantemente. Porque todas las bodas son únicas pero el amor, amigos y amigas… el amor es universal.

Por eso nos gusta tanto nuestro trabajo.

Amaia, Íñigo, fue un auténtico placer servir vuestra boda y serviros a vosotros. Sois de esas parejas que dejan huella. Solo ver la ilusión y la emoción con la que os recibieron vuestros amigos, es ya la clara rúbrica de que queréis y sois queridos. Y no hay nada más importante.

Buscad la felicidad incluso cuando no os aparezca por ningún lado. Buscadla porque está. Empeñaos en disfrutar, en quereros y en ser felices. Y a luchar el uno por el otro ¡Que para eso sois de Amezketa!

 

Reseñas de la boda:

- Dj: Jon Tirapu y Josu Rodríguez

- Fotógrafo oficial: Niko Iturralde 

- Fotos del post: Bokado y Jon Tirapu

- Vídeo oficial: Alex y Ane Essery 

- Autor del vídeo con dron: Ibón Zabalegi

- Decoración: Flowers & Co 

- Tarta: Sweet Roma 

- Cortador de jamón: Igor 

Comentarios

Esta noticia no tiene ningún comentario.
¿Te animas a ser el primero en comentar?

Añade un comentario